El Aljibe de la Alhacaba construido en época nazarí está situado a extramuros de la Alcazaba Qadima del Albaicín, frente a la plaza de la Almona, donde existió una antigua mezquita (Yima Guindeyr), lo que evidencia, como en otros ejemplares granadinos, la íntima relación entre la arquitectura religiosa y los depósitos de agua como bien público y divino. Se alimentaba, como casi todos los del Albaicín, de un ramal de la acequia de Aynadamar que bajaba por la cuesta de la Alhacaba. Este pequeño aljibe usado como almacén, está integrado en un inmueble particular, lo que ha afectado a su estructura, ya que ha perdido su cerramiento abovedado, sustituido por un forjado de vigas de hormigón. La ventana baja de la casa podría ocupar el lugar de la antigua boca del aljibe.