El antiguo Aljibe de la Gitana, que daba nombre a la calle homónima, se alimentaba de un ramal de la acequia de Aynadamar, que desciende hacia el arco de las Monjas y el palacio de Daralhorra. Debió formar parte de las primeras redes hidráulicas creadas para el abastecimiento de la Alcazaba Qadima del Albaicín. Se conserva parcialmente cegado bajo el actual edificio municipal del Carmen de la Muralla, sin que se sepa hasta el momento si la cimentación de este edificio afectó realmente al mencionado depósito.