Aljibe público hispanomusulmán, actualmente pertenece a una propiedad privada. La estructura del depósito es muy sencilla: planta rectangular, con bóveda de cañón y un luneto en la apertura de la boca. Ha sido muy transformado en tiempos modernos. Al convertirse en local comercial, se elevó con escombros el nivel del suelo, se abrió una puerta en los muros, convirtiéndose la antigua boca en una ventana lateral, y se enlucieron los muros. Todo esto ha tergiversado su estructura original, pero por el grosor de los muros y su emplazamiento en el área intramuros de la Alcazaba Qadima del Albaicín, se le puede considerar como uno de los más antiguos del barrio.