Depósito que pudo pertenecer o a una rábita o a una mezquita llamada del Olivo o Aceituna (Yami al-Zaytuna), lo que subraya la relación del agua con los edificios religiosos islámicos. Consta de una nave rectangular, con una bóveda esquifada cortada octogonalmente por otra de medio cañón. Con 31 metros cúbicos de capacidad, se alimentaba de un ramal secundario de la acequia de Aynadamar que entraba al Albaicín por la Puerta de Fajalauza. Su portada está bastante deteriodada debido a las remodelaciones modernas del muro de contención del carmen, bajo el que se ubica el aljibe. Presenta un arco de herradura apuntado y un pequeño tramo abovedado donde se ubica la boca, con forma de arco rebajado.