Aljibe integrado en un domicilio particular, ubicado en el antiguo Rabad al-Rasif o barrio de la Calzada, en el extremo noroccidental del Albaicín. Su capacidad es de 39 metros cúbicos, alimentado de un ramal de la acequia de Aynadamar o “Fuente de las Lágrimas”, como casi la totalidad de los aljibes del Albaicín. Consta de una nave rectangular, cubierta con bóveda de medio cañón. Al exterior, presenta una profunda portada de medio cañón de trazado irregular, remozada quizás, tras los graves destrozos de una tormenta en 1728. En tiempos recientes, la portada fue tapiada para aprovechar el hueco como almacén, pero tras su restauración en 1985, se pudo abrir de nuevo.