Al inicio de la carrera del Darro y tras una fachada de gusto gótico, se esconde una mansión señorial con aires de palacete morisco, la casa de los Pisa.

Fue construida por la familia Pisa, poco tiempo después de la reconquista de Granada por los Reyes Católicos en 1492. Esta fue la casa nobiliaria en la que murió San Juan de Dios, el 8 de marzo de 1550.

Desaparecida la familia Pisa a fines del siglo XIX, el edificio fue adquirido por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en 1927, considerándolo uno de los elementos más entrañables de su patrimonio.

El museo que se encuentra conformado por doce salas, tres galerías abiertas al patio central, la escalera principal, donde destaca su armadura mudéjar y una capilla de estilo neogótico.

Simultáneamente a la abundante iconografía de San Juan de Dios, se expone gran cantidad de pinturas, grabados, piezas de orfebrería, marfiles, muebles, porcelanas, etc., que hacen que sea considerado uno de los museos más importantes, en su género, de toda Andalucía.