El Museo del Ejército de Toledo exhibe conjuntamente por primera vez, en una vitrina especial hecha ex profeso, armas y prendas de vestir que utilizó el último sultán del reino de Granada.

Boabdil el Chico tuvo una vida larga para su época -murió a los 74 años- y pasó a la historia como el último sultán del reino nazarí de Granada con leyenda incluida, la del Suspiro del Moro. Leyenda según la cual su madre le reprochó que lloraba como una mujer lo que no supo defender como un hombre cuando ambos se exiliaban camino de Las Alpujarras tras la conquista de Granada por las tropas de los Reyes Católicos en enero de 1492.

¿Qué aspecto tenía este personaje histórico que acabó sus días en la ciudad marroquí de Fez donde pidió asilo para salir de España? Una idea aproximada se puede hacer quien visite el Museo del Ejército, de Toledo, que acaba de inaugurar un espacio en el que se exhiben vestiduras y armas que utilizó durante su reinado. Las piezas, que hasta ahora se encontraban desperdigadas en este museo, se muestran al público conjuntamente bajo una vitrina especial, iluminada con 40 leds regulables, que reúne los estándares de seguridad y estanqueidad y que ha costado algo más de 70.000 euros, cantidad que ha asumido la Fundación Iberdrola.

La marlota

El museo toledano presenta varias prendas de vestir de Boabdil como una marlota, babuchas, polainas y un turbante. La marlota era una prenda de vestir de origen griego que fue muy usada por los musulmanes españoles durante la Edad Media, sobre todo en invierno. Tejida con materiales muy ricos como la seda, el terciopelo o el lino y confeccionada con motivos góticos, se tiñó de rojo, que era el color de la familia de Boabdil. El último rey nazarí la llevaba puesta en la batalla de Lucena (1483) y pasó a ser propiedad de sus captores como botín de guerra otorgado por los Reyes Católicos.

Junto a estas prendas se enseñan dos armas blancas: la espada jineta con vaina y tahalí y el estoque real. La espada no estaba destinada al combate ya que era un arma de honor o gala. Por este motivo se fabricó con ricos metales, esmaltes y marfiles y se decoró con todo detalle, especialmente en la empuñadura, con figuras vegetales y animales y escrituras en lengua árabe.

En cuanto al estoque, posee en la empuñadura una inscripción con el lema de la casa nazarí: «Solo Dios es vencedor». Ambas armas fueron regaladas por los Reyes Católicos a Diego Fernández de Córdoba por su papel en la guerra de Granada. Siglos después, en 1904, una de las descendientes de este militar que llegó a ser virrey y gobernador del Reino de Castilla, donó estas piezas al Museo del Ejército que hoy las muestra al público junto a prendas que vistió Boabdil.

Datos útiles

El Museo del Ejército abre de 10 a 17 horas de martes a domingo y la entrada general cuesta cinco euros si bien los domingos el acceso es gratuito. También es gratis para personal del Ministerio de Defensa, miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, personal docente, guías turísticos, mayores de 65 años y menores de 18, familias numerosas, discapacitados y desempleados.

Fuente: J. M. L. para el periódico Ideal