La calidad del aire en Granada capital recupera sus niveles habituales tras la extinción del incendio de Los Guájares