Casa señorial construida en el siglo XVI por Dª Leonor Manrique, aunque posteriormente fue habitada por el Almirante de Aragón, de ahí el nombre de la casa. En la fachada, cuya verticalidad recuerda la tipología de la torre urbana, destaca su portada manierista compuesta por columnas jónicas estriadas sobre pedestales que sostienen un entablamento coronado por pináculos. El patio, peristilado en sus cuatro frentes, se estructura con columnas corintias y toscanas de mármol blanco. Destacan, por su valor, los alfarjes que cubren el zaguán, las galerías del patio y el salón del primer piso.