Excepcional conjunto formado por dos casas moriscas unidas entre sí y originariamente pertenecientes a miembros de una misma familia (Lorenzo el Chapiz y Hernán López el Ferí), hecho que refleja la importancia concedida por la sociedad islámica a las relaciones parentales. La primera casa se estructura en torno a un patio rectangular con alberca en su centro. Pilares ochavados en las esquinas y columnas en los lados mayores sustentan la galería superior de madera. La segunda casa dispone de un amplio patio con estanque, conservándose solo dos de sus crujías, en el que destaca la presencia de un pórtico con arcada de yesería sostenida por columnas nazaríes. El conjunto se alzó sobre un palacio nazarí (la Casa Blanca o Dar-al-Baida), reaprovechando algunas de sus estructuras, como el citado pórtico.