La case árabe del Cobertizo de Santa Inés se ubica en uno de los escasos adarves (callejones sin salida de uso privativo) conservados en Granada. Su fachada principal vuelca hacia este adarve, mientras que, la que da a la Carrera del Darro era, en época hispanomusulmana, la trasera de la vivienda. Ya que en esa época la Carrera del Darro no existía como tal, se trataba de las traseras de las edificaciones que daban al río. Sería a principios del siglo XVII cuando se produce la configuración urbana de la Carrera del Darro tal y como hoy la conocemos.

La vivienda fue construida en el siglo XIV y hoy día es uno de los más bellos prototipos de la arquitectura doméstica nazarí.

Dos zaguanes dan entrada a la vivienda que se distribuye en torno a un patio. En su origen, la vivienda debió de tener una sola planta. Pero en el siglo XV, sufrió una radical transformación, añadiéndose una segunda planta a las crujías del lado norte.

En el patio se dispone una alberca rectangular y una fuente octogonal de época cristiana, colocada bajo el vano central del pórtico.

La crujía meridional, sin pórtico, está formada por un cenador o sala estival, abierta al patio mediante cinco arcos entre pilares, rectangulares los centrales y cuadrados los de los extremos. Como afirma Orihuela Uzal, este tipo de sala, abierta por múltiples vanos, sin puertas, es única entre la arquitectura doméstica nazarí conservada, guardando algún paralelismo con ejemplares palatinos: las salas de Mocárabes y de los Reyes del Cuarto de los Leones en la Alhambra.

Las reformas del siglo XV, debido a la densificación urbana de la zona o a un uso más intensivo de la casa, afectaron radicalmente a todo el conjunto de la vivienda.

Las reformas posteriores de la casa datan, posiblemente, de los primeros años del siglo XVII, cuando se remodeló y abrió modernamente la Carrera Del Darro. También se hizo un aljibe en el extremo más oriental de la crujía externa norte.

Pero las transformaciones más importantes se produjeron a principios del siglo XX, produciendo la mutilación parcial de la casa.

Con la última restauración, realizada entre 1983 y 1987, se ha recuperado un importante ejemplo de arquitectura doméstica nazarí.