https://www.albaicin-granada.com/wp-content/uploads/2022/11/cartel-twitter.png

En el año 1990 la familia Dalmases Megías legó al Ayuntamiento de Granada el inmueble denominado Carmen de los Mínimos. El legado incluía todo su contenido: mobiliario, pinturas, esculturas, cristal, … y también esta interesante colección de cerámica popular.

Son producciones artesanales, obras únicas realizadas manualmente para su uso cotidiano en la vida doméstica de otro tiempo y valoradas más tarde como objetos decorativos.

Las hay de diversas tipologías; entre las piezas encontramos platos, cuencos, zafas, un escurridor, macetas y maceteros, lebrillos, barreños herrados, botijas, botes, morteros, cántaros, jarrones, albarelos, un tibor, un bidón con soporte de madera, una bandeja, tinajas, un macetero colgante, jarras alcarraza, bombonas granadinas, jarros de vinagre y de agua, jarras con boca de sangría, botijos de Lucena, orzas,…

El traspaso de las colecciones de manos privadas a públicas, en este caso municipales, hace que las piezas que las integran adquieran un nuevo estatus jurídico y pasen a ser bienes protegidos.

Sobre la familia Dalmases Megías en Granada

Antonio Genaro y María de los Ángeles Dalmases Megías, fueron hijos de Antonio Dalmases Miquel y de Concepción Megías Junco, comerciantes catalanes, que, procedentes de Barcelona, se establecieron en Granada, abriendo unos almacenes de curtidos (artículos de piel), en las calles Alhóndiga y Mesones de esta ciudad. María de los Ángeles estuvo casada con Roberto Gómez Hurtado, que murió joven y fue funcionario del Ayuntamiento de Granada a principios del siglo XX. Tuvieron un hijo.

Antonio Genaro tuvo la voluntad de dejar su legado a la ciudad de Granada representada por su Ayuntamiento. Así, a la muerte de éste, fue su hermana María de los Ángeles, en nombre de él, quien lo ofrece al Ayuntamiento en 1989.

Sobre el Carmen de los Mínimos

En Granada la palabra carmen denomina a una vivienda con jardín y huerto, cercados por tapias, que permiten vivir al aire libre dentro de la ciudad manteniendo la intimidad de la vida familiar. Tal acepción se debe a que la palabra procede del vocablo árabe «karm», que significa viña, teniendo una extensión de significado, como otras tantas palabras árabes, que le lleva a ser utilizada para referirse también a vid, parra, viñedo, jardín o huerto.

El Carmen de los Mínimos conforma la parcela situada entre la plaza de la Victoria y las calles Grajales,  callejón de la Victoria y Frailes de la Victoria, en el barrio de Albaicín. Tomó el nombre por haber estado situado junto al convento de Nuestra Señora de la Victoria que la Orden Franciscana de los Mínimos, u Orden Mínima, fundó aquí en 1509-1510. Con el lindaba a través de la calle Frailes de la Victoria.

El convento ocupaba las actuales parcelas del Centro Bermúdez de Castro, el Colegio Ave María y el Carmen de la Victoria de la Universidad de Granada, conformando las huertas bajas, la casa conventual (con el claustro e iglesia) y las huertas altas, respectivamente.  Su degradación comenzó, como otros tantos conventos, con la invasión napoleónica, para concluir con la exclaustración definitiva del convento en 1835 debido al proceso desamortizador emprendido por el estado español sobre los bienes del clero y la Iglesia, dejando a los 22 frailes de este cenobio en la calle.

A partir de entonces el convento pasó a ser usado como Cuartel y colegio de la Compañía militar de Distinguidos. Su uso militar provocó la ruina definitiva del convento y su expolio salvaje tras su venta en subasta pública, ya que lo que más se valoraba del convento no era el solar, entonces muy devaluado por la situación de abandono de esta zona de la ciudad a pesar de su hoy espléndida localización frente a la Alhambra, sino por los materiales de acarreo vendidos para ser usados en otras construcciones. Hacia 1870 todo el convento estaría reducido a un solar, produciéndose la compra de las diferentes zonas del convento y sus huertas por distintos propietarios desde su exclaustración.

El carmen fue adquirido por la familia Dalmases a comienzos del siglo XX. Al morir su propietario, Antonio Dalmases Miquel, fue heredado por sus hijos Antonio Genaro y Maria de los Ángeles, que lo cedieron al Ayuntamiento de Granada. En el año 2000 el Ayuntamiento de Granada, cede el Carmen al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (C. S. I. C) con el visto bueno de la familia Dalmases, que dio su conformidad a la cesión del inmueble, por el buen proyecto que suponía para la ciudad.

Cuarto Real de Santo Domingo