Convento de agustinas recoletas erigido en 1636. Construido según los elementos propios de la tipología conventual (claustro e iglesia, accesibles ambos directamente desde la calle), aprovecha partes de edificios anteriores y se encuentra adosado al sistema defensivo de la preexistente Alcazaba Qadima. La entrada a la iglesia, identificada por el alero que hay a modo de tejadillo sobre la portada y por la espadaña situada sobre ella, destaca como elemento paisajístico en contraste con el aspecto sobrio del resto de los muros exteriores.