La centenaria empresa se ha convertido en una fundación sin ánimo de lucro para hacer crecer la cerámica granadina.

La cerámica granadina se ha convertido en un estandarte de la provincia. Gente de todo el mundo acude a la ciudad para adquirir los icónicos platos con la Granada o las placas con frases hechas. La fábrica de Fajalauza es uno de los mayores emblemas de este arte, que en los últimos meses ha cambiado mucho, convirtiéndose en una fundación sin ánimo de lucro. Ahora acaba de conseguir un acuerdo para realizar una colección única de 2.200 piezas para Zara Home que se venderá en hasta seis países distintos. Esto ha supuesto un espaldarazo para la fundación, que afronta ahora sus primeros meses sin la dirección de su histórico presidente.

Fotografías de Ramón L. Pérez para el Periódico Ideal

El objetivo primordial es arreglar la fábrica antigua, que es contigua a la actual. Esta tiene más de 200 años y en su día contaba con los hornos más grandes de toda Europa. «Es un mecanismo impresionante. Para que funcionen tienen que estar a una temperatura específica y lo conseguían en una época en la que no había ni termómetro», relata asombrado Guirao. Ese espacio dejó de utilizarse hace muchos años, pero la familia no quiere dejar que eso caiga en el olvido. «Queremos crear un centro de interpretación y, a largo plazo, estamos en conversaciones para que se pueda usar ese espacio como un centro de formación reglada», expone Márquez. Al igual que sucede en el Centro Albayzín, donde jóvenes con discapacidad intelectual aprende el arte de la alfarería, Fajalauza quiere ser un referente en la cerámica granadina.

«Lo que tiene que entender la gente es que nosotros no competimos con nadie. Lo que queremos es conseguir que la cerámica granadina recobre su importancia».

Difusión

Tal y como explica Márquez, en Granada hay varias empresas de cerámica y el objetivo es que todas crezcan para generar una economía en la provincia fruto de la venta y difusión de este arte. Cualquier persona puede donar dinero desde la página web de Fundación Fajalauza y convertirse de esta manera en mecenas de un proyecto llamado a conservar una de las mayores tradiciones de la provincia.

Uno de los proyectos que Fajalauza tiene en mente es el de la creación de un centro especial de empleo, junto a la asociación Más valía, donde esas personas con discapacidad puedan formarse en el arte de la cerámica. Además, siempre con el objetivo de la difusión masiva de la alfarería, planean, una vez que consigan restaurar la antigua fábrica, la creación de un museo, así como hacer que los sábados sean el día de puertas abiertas y puedan acudir alumnos de distintos colegios a pasar el día y aprender sobre la cerámica. Sin duda, desde Fajalauza consideran que es vital que la ciudad apueste decididamente por la conservación de este arte granadino. «Actualmente se está decidiendo si el Centro Superior de Andalucía de Cerámica se hace en Granada o en Sevilla. Aquí tenemos muchísima tradición cerámica y sería genial para todo el proyecto que se hiciese aquí. Pero para eso hace falta que desde las instituciones se empuje para conseguirlo».

Fuente de la Noticia: Álvaro Garrido para el periódico Ideal
Fajalauza no se deja caer