Esta iglesia, actualmente en ruinas desde el incendio que sufrió durante la II República española. Se levantó, según la tipología mudéjar de iglesia de cajón, sobre una mezquita de la que se conserva el aljibe que hay junto a la fachada. Finalizado el templo en 1526, sufriría adiciones en el siglo XVIII, consistiendo estas en la ejecución de las capillas laterales y de la actual torre. En este templo recibía veneración un Crucificado bajo la advocación del Cristo de la Luz, de gran arraigo popular. Tenía un sistema curioso, incluso considerado raro en la arquitectura de esta ciudad, de cubrir la nave con armaduras mudéjares sobre dos gruesas vigas maestras.