El templo adelanta su reapertura para convertirse en lugar de culto multiconfesional con un novedoso programa iconográfico en su interior

Son más de 17 años los que lleva cerrada la iglesia de San Nicolás, en el corazón del Albaicín. Un templo con casi cinco siglos de vida que ha venido arrastrando el incendio de 1932 que afectó gravemente a la techumbre de la zona del presbiterio. Las reparaciones posteriores no pudieron superar los daños causados y, finalmente, en 2009, se tuvieron que cerrar las puertas definitivamente. aunque desde 2005 la iglesias ya permanecía cerrada parcialmente porque la zona del altar mayor se había tenido que tapar por los desprendimientos de su techumbre. Desde entonces se ha venido trabajando para recuperar «la singularidad y el valor que ha tenido siempre», como afirma el arquitecto responsable, Antonio Martín Muñoz, feliz por la próxima apertura, aunque consciente de los penosos motivos que han acelerado el proceso.

Será el próximo viernes cuando se pueda ver la vidriera que sustituye a la antigua bóveda y las dos capillas ya finalizadas: la realizada por el artista libanés Abdo Badwi y la del etíope Adefris Geletu Wolde.

Fotografía de Ramón L. Pérez para el Periódico Ideal

Los guiños al conflicto bélico son significativos. Siendo San Nicolás patrón de Rusia, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, ha dispuesto que ocupe lugar destacado una imagen de San Andrés, que es el patrón de Ucrania, país al que pertenecen los autores de las pinturas del presbiterio, Ivanka Demchuk y Arsen Bereza.

El resto de capillas estarán dedicadas a Armenia, «otro pueblo mártir», como resaltó el prelado; a la Virgen de Guadalupe; y justo frente a la puerta de entrada, la que corresponde a San Nicolás, del que se podrá venerar una reliquia en el altar de mármol que presidirá el templo.

En apenas dos semanas, estará terminada una emulación, «no copia», del retablo de pintura hispano-flamenca que se puede contemplar en la vecina iglesia de San José. Son siete los artistas que han asumido la labor: Jesús Conde, Francisco Lagares, Eusebio San Blanco, José Antonio García Amezcua, Miguel Ángel Madera, David Conde y Francisco Carrillo.

Además, ya se han recuperado las visitas a la torre, una de las principales fuentes de financiación con las que recaudar fondos para continuar el trabajo; una labor en la que sigue involucrada la Asociación Amigos de San Nicolás, que lleva ya más de una década contribuyendo de forma desinteresada.

Ver más imágenes de su interior

Video del arquitecto Antonio Martín Muñoz explicando el proceso de rehabilitación de la iglesia

Fuente: Encarna Ximénez de Cisneros para el periódico Ideal