El Tribunal Supremo confirma la sentencia de la Audiencia de Granada que reconoció los derechos del Ayuntamiento como propietario revertiendo la operación de compra que firmó el ayuntamiento siendo alcalde Torres Hurtado. El Ayuntamiento ya había recuperado las llaves en 2021 pero faltaba este último paso.

Fotografía de archivo de la Agencia Albaicín. Año 2012

La Casa Ágreda del Albaicín ya es definitivamente de Granada. Ha vuelto a ser propiedad municipal dejando ya en el olvido la operación urbanística que autorizó el gobierno de Torres Hurtado (PP) sobre el inmueble patrimonial, que fue vendido a una ONG.

Ahora, el Tribunal Supremo ha declarado firme la sentencia de la Audiencia Provincial de Granada reconociendo los derechos del Ayuntamiento de Granada como propietario de la Casa Ágreda, un inmueble histórico del siglo XVI ubicado en el Albaicín, tras desestimar los recursos interpuestos por la Federación de Agencias Internacionales para el Desarrollo (AIDE), entidad privada a la que en su día se cedió el inmueble con derecho a compra a cambio de que lo rehabilitara.

El auto de la Sala de lo Civil del Supremo, con fecha del pasado 6 de julio, consultado por Europa Press, se refiere al caso visto por el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Granada tras la demanda del Ayuntamiento para la anulación del contrato de adjudicación del derecho de superficie que había formalizado con AIDE. El Ayuntamiento, con gobierno del PP, cedió con opción de compra la Casa Ágreda, inmueble declarado Bien de Interés Cultural, en una operación por 1,9 millones de euros pese a estar valorado el inmueble en 6,2.

El Supremo se atiene a lo sentenciado en primera instancia tras la demanda del Ayuntamiento, ya con gobierno del PSOE, y luego confirmado por la Audiencia Provincial en octubre de 2019, especificando que la demandada en su día había «incumplido», porque no había «presentado proyecto ni comenzado la obra» para la rehabilitación. «No se justifica que la interpretación hecha por la Audiencia sea irracional, ilógica, o contraria a precepto legal alguno», agrega.

Este caso ha dado muchos capítulos en la política municipal y tiene también sus efectos en la economía ya que a principios de año se anunciaba que había que cambiar la financiación de varios proyectos de ciudad para este año ya que el Ayuntamiento tenía que devolver 260.000 euros por la ejecución provisional de la sentencia dictada correspondiente a la resolución del contrato de constitución de derecho de superficie con opción de compra sobre la casa.

«Se pone fin a un episodio bastante negro que empezó en 2015»

Tras conocerse el auto, la alcaldesa en funciones de Granada, Ana Muñoz (PSOE), ha indicado que esto demuestra que «se quiso malvender el patrimonio de los granadinos», por lo que se ha congratulado de que este pronunciamiento judicial supone que «de forma definitiva se revierte» el inmueble a la ciudad.

A preguntas de los periodistas, ha señalado que se pone «fin a un episodio bastante negro que empezó en 2015» y que «ha durado demasiado«, después de que se empezara «a resolver» en 2016 con la llegada al equipo de gobierno local del alcalde, el socialista Francisco Cuenca, en su primera etapa al frente del Ayuntamiento.

Asimismo, la primera teniente de alcalde ha señalado que el equipo de gobierno local lleva «meses trabajando» en la recuperación de la Casa Ágreda, que es Bien de Interés Cultural, en tanto «el cierre durante tanto tiempo ha hecho que se deteriore bastante».

Concurso de ideas

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Granada aprobó en mayo los pliegos del expediente relativo al concurso de proyectos de rehabilitación del edificio de Casa Agreda como centro cultural y expositivo, con intervención de jurado y apertura procedimiento de adjudicación. Es el trámite oficial para abrir el concurso de ideas con el que se determinará el uso que tendrá el edificio del Albaicín y salió a adjudicación por 173.500 euros. Se amplió el plazo para la presentación de proyectos.

Por las dimensiones del edificio puede albergar distintos usos. Son más de 3.000 metros cuadrados entre la parte histórica y el antiguo colegio y residencia que albergaba. Y podría conjugarse que se habilitaran distintos espacios para el museo de la ciudad, la sede del Hermitage, por la que Granada ha iniciado conversaciones con Rusia, y zona de revitalización del barrio y otros usos culturales como ubicación de otras colecciones de arte. «La casa da para mucho, no solo para espacios expositivos sino también para dar vida al Albaicín. Ahí estaba el colegio divina infantita, un colegio entero con residencia de chicas, y hay varios espacios de inmuebles que da para mucho, mucho juego, y es un enclave tan particular que queremos recibir ideas y enriquecemos mucho más el proyecto si lo abrimos a la opinión pública», dijo en su día el alcalde.

Fuente: Noticia de GranadaHoy