Palacio originariamente situado en la confluencia de la desaparecida calle de la Sierpe con la Plaza de las Descalzas, en pleno centro urbano. Fue derribado en 1919 y reconstruido en este emplazamiento entre los años 1960 y 1967, gracias a la conservación de parte de los materiales originales. D. Luis Fernández de Córdova, alférez Mayor de Granada, ordenó su construcción hacia 1530. La portada manierista, realizada en 1592, el patio peristilado y las ricas armaduras de lazo y alfarjes que cubren las habitaciones interiores, son los elementos arquitectónicos más destacados del palacio. Estas últimas conforman el conjunto más sobresaliente de cubiertas mudéjares de la ciudad.