Pequeño puente de arco de medio punto enclavado en el Paseo de los Tristes, se encuentra junto a la Casa de las Chirimías, de la que toma el nombre. Es una obra moderna de ladrillo y mampuesto, realizada en 1882. Sustituyó a otro más antiguo documentado al menos a principios del siglo XIX. Junto al puente, en cuyas inmediaciones se ubicó la desaparecida puerta de Guadix, se conservan restos de la muralla islámica del barrio de los Axares (Ajsaris). Su ubicación, con vistas excelentes hacia la Alhambra, contribuye a perpetuar la imagen romántica que el transcurso del Darro por la ciudad ha otorgado a Granada.