Puerta Monaita, Puerta de la Erilla, de la Alhacaba, de Bibalbonaidar, Bal al-Unaydar

La puerta Monaita o Bab al-Unaydar es una de las siete puertas con las que contó el recinto de la Alcazaba Qadima del Albaizín, junto con las conservadas de: Hernán Román y de las Pesas, los escasos restos que quedan en pie de la puerta del León y las desaparecidas del Halcón, de los Conversos y de los Estereros.

Constituyó el acceso principal extramuros a la Alcazaba, así como al alcázar zirí erigido intramuros por el rey Badis (1038-1073).

Fue construida a mediados del siglo XI, en el contexto de la consolidación de la Alcazaba Qadima del Albaizín. Fue una de los accesos más importantes de la ciudad en el periodo islámico.

El espectador podrá observar, en su exterior, un arco de herradura realizado en piedra, rodeado por un alfiz. La portada se inserta en una torre realizada con cajones de mampostería entre hiladas de ladrillo.