Depósito de 37 metros cúbicos de capacidad construido en 1517, aunque siguiendo la tipología y técnicas constructivas de los aljibes islámicos granadinos. Ubicado en una zona verde hoy conocida como «Las Pitas», recibe su nombre de la calle cercana del Zenete, eje de un barrio extramuros entre calle Elvira y la Alcazaba Qadima del Albaicín, habitado ya en el siglo XI y cuyo nombre deriva del arábigo «sened» o falda de montaña. Es de planta rectangular, cubierto con bóveda de cañón de ladrillo trasdosada al exterior. La pequeña bóveda de cañón que protege la boca, descentrada respecto al eje del aljibe, fue restaurada en 1985.