La historia de los Mondragones empezó a escribirse hace más de dos milenios. Pero fue en 2013, a raíz de la construcción de un aparcamiento en una parcela aledaña a los terrenos del viejo y ya derruido acuartelamiento, cuando se empezaron a descubrir los verdaderos tesoros que había a una profundidad de entre uno y tres metros. La ‘guinda’ al pastel han sido los últimos hallazgos, de una importancia arqueológica crucial no solo para Granada y Andalucía sino para toda España. Y es que siempre se ha vinculado los Mondragones a la época romana –primero se habló de una villa y después de un asentamiento casi urbano–, pero desde ya también se tendrá que relacionar con la civilización anterior a la del Imperio.

Los trabajos acometidos en la última campaña, que culminó en agosto después de diez meses de faena, han sacado a la luz una tumba íbera que, por sus singularidades, marca un antes y un después en lo que ya se sabía sobre aquella Granada anterior a la Iliberri de hace dos mil años. Se trata de una sepultura monumental sobre la que se erigió una torre que servía para … seguir leyendo el articulo de Jorge Pastor en el periódico Ideal

 

Tumba íbera de los Mondragones. Fotografía de Alfredo Aguilar