Agradecemos al fotógrafo paisajista y naturalista de montaña, Andrés Ureña, el habernos cedido esta imagen para poder felicitaros este año las navidades y desearos un feliz 2023

Os contamos cómo fue posible realizar esta fotografía según las propias palabras de Andrés:

«Todo se inició unos días antes, cuando paseando ya de retirada por el Paseo de los Tristes un 14 de octubre de 2014 vi sobre el puente de las Chirimías a un grupo de jóvenes tal vez 3 ó 4 en torno a unas velas encendidas sobre el mismo pretil, me sorprendió la escena y les pedí por favor si les importaba que las fotografiara. Accedieron a mi petición, se apartaron e hice varias tomas. A partir de ese momento me rondaba continuamente la idea de que podía repetir una escena similar en un lugar tan emblemático como es el mirador de San Nicolás. Compré unas velas de colores en una tienda de barrio y esperé pacientemente al día adecuado, sabiendo, que en otoño los amaneceres son a menudo una explosión de luz. Tenía que ser muy temprano, ese momento entre dos luces en que aún permanece la iluminación nocturna de la Alhambra y debía coincidir con la salida del sol. Antes de llegar al lugar de la toma, estudié minuciosamente la composición de la escena; el pretil de piedra trazaría una diagonal y cada cosa tenía que estar en su sitio; las velas, la Alhambra, Sierra Nevada y la salida del sol, claro. Tenía que utilizar la técnica de la hiperfocal para que toda la escena estuviera enfocada y lo más nítida posible. El cielo acompañaba, eran nubes tenues que se suelen iluminar en estos casos con las luces de otoño; hacía algo de brisa y algunas velas se apagaban frecuentemente, lo intenté varias veces en muy poco espacio de tiempo hasta conseguir que todas estuvieran encendidas. Lógicamente después me tocó limpiar la cera del pretil. La foto fue realizada finalmente el día 26 del mismo mes».

Os dejamos también por aquí su portafolio fotográfico para el que quiera saber más de él