El histórico Lavadero de la Puerta del Sol por fin será restaurado gracias al Plan Alhambra. El desmontaje pieza a pieza empezará el lunes y cada elemento se restaurará en un taller mientras se corrige el firme de la plaza para reforzar la estructura.

lavadero-puerta-sol-2022-Ideal-A-Aguilar

Fotografía de A. Aguilar para Ideal

El histórico lavadero del Sol, un icono del Realejo, pasará por taller pieza a pieza a partir del próximo lunes. Dentro de cinco meses habrá concluido una restauración integral que acabará con los problemas estructurales y los daños por actos vandálicos durante las últimas décadas. Una cámara de seguridad vigilará la plaza para evitar nuevas pintadas y daños en las columnas.

La intervención, sufragada por la Junta de Andalucía gracias al Plan Alhambra, tendrá un presupuesto de 122.000 euros y está proyectada por los arquitectos del Ayuntamiento de Granada, un ejemplo, han señalado representantes institucionales, de colaboración entre administraciones.

Comenzará el lunes con el desmontaje de todas las piezas -incluidas las históricas columnas-, restos de edificios del siglo XVI que se aprovecharon para ensamblar el lavadero en el XIX Irán a un taller para su restauración. En paralelo, se reforzarán los pilares y la estructura del lavadero, que se había desequilibrado -es visible- por el movimiento del terreno y la humedad del aljibe que lo alimentaba. Por último, cuando la Subdelegación del Gobierno dé el visto bueno, se instalará una cámara de vigilancia -similar a las que supervisan los enclaves históricos del Albaicín- para evitar que el lavadero sea de nuevo objeto de actos vandálicos.

Será, ha dicho el alcalde de Granada, Paco Cuenca, un espacio «dignificado». «Los granadinos vamos a volver a disfrutar de uno de los mejores vestigios de lavaderos públicos en toda España, cuidamos nuestra historia y nuestros barrios», ha señalado durante la presentación del proyecto.

El delegado de Cultura y Patrimonio Histórico, Antonio Granados, ha destacado el «compromiso político» de la Junta con el patrimonio granadino, aprovechando el remanente de la Alhambra para desarrollar en colaboración con el Ayuntamiento los proyectos de restauración en Granada. «Reiteramos el compromiso de trabajo y lealtad institucional a primer nivel», ha dicho. El Plan Alhambra supondrá la inversión de 20 millones para actuaciones de restauración de espacios históricos de la ciudad. Al acto ha asistido también la directora del Patronato de la Alhambra, Rocío Díaz.

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos del Realejo, Alejandro Corral, ha destacado la importancia de la recuperación de este patrimonio para el barrio. «Los vecinos han pedido varias veces la restauración, porque hay problemas estructurales. Nunca le había llegado el momento, se había pospuesto, nunca se habían limpiado las columnas en sí, ha recordado».

lavadero-puerta-sol-Ideal-2022-A-Aguilar

Fotografía A. Aguilar para Ideal

Así serán las obras

La intervención propone la rehabilitación integral de lavadero, que se iniciará con el desmotado, pieza a pieza, de todos los elementos que conforman el lavadero, para su posterior traslado a un almacén donde se les aplicará el tratamiento especifico que necesite cada pieza.

Finalizado el desmotado, y con el objeto de resolver el problema del hundimiento del terreno, que ha provocado el desplome del lavadero, se ejecutará una nueva cimentación mediante losa de hormigón armado que se apoyará sobre un entramado de micropilotes.

Las basas de ladrillo de las columnas se limpiarán y se les aplicará un tratamiento superficial de tapado de poros para su consolidación. Similar tratamiento se les aplicará a las columnas. El pilón central se retirará por piezas y para su restauración o su reemplazo en caso de que estén muy deterioradas.

Con el mismo criterio de restauración y sustitución de piezas muy dañadas, se intervendrá sobre al pavimento de ladrillo que rodea el pilón y los muretes de mampostería que conforman al perímetro del lavadero.

Se reparará la estructura de madera de cubierta con el criterio de mantener el máximo de elementos originales. Las piezas que deban ser sustituidas se reemplazarán por otras de madera de pino tratada. Se finaliza la intervención con la reparación del pavimento de empedrado que rodea al lavadero y con la mejora de las instalaciones de electricidad, alumbrado, saneamiento y fontanería.

Fuente: Javier Morales para el periódico Ideal