El palacio de Dar al-Horra, inmueble del siglo XV que fue residencia palaciega de la madre de Boabdil, ha quedado limpio de grafitis tras los trabajos de restauración que se han acometido en las últimas semanas.

Una vez terminada la limpieza, ahora se está llevando a cabo la reposición de algunos materiales y finalmente se aplicará un tratamiento antipintadas, para evitar futuros daños en el monumento, según ha explicado a Efe Pilar Aragón, restauradora encargada de los trabajos. La responsable de esta actuación han concretado que se ha tratado una superficie de unos 150 metros cuadrados y se han limpiado más de doscientos grafitis, teniendo en cuenta que en algunos puntos al eliminar una capa se encontraba otra y se han llegado a hallar hasta cinco dibujos superpuestos. Las técnicas empleadas se han adaptado a las características de cada material y ‘sin poder emplear herramientas de grandes dimensiones ni dar golpes fuertes’, ha explicado la restauradora, para no dañar a este monumento, enclavado en el barrio granadino del Albaicín, Patrimonio de la Humanidad.

Además, en la intervención también se ha aprovechado para eliminar los cementos que se habían empleado en restauraciones realizadas hace décadas porque provocan alteraciones, debido a que aportan sales y cuando éstas alcanzan altas temperaturas pueden reventar los morteros.

‘No ha sido sólo una limpieza de cara, sino que se trataba también de consolidar el material para que aguante muchos años, ya que llevaba tiempo sin ser tratado adecuadamente’, ha indicado la restauradora. En cuanto a la prevención de daños futuros causados por pintadas, se va a aplicar un tratamiento antipintadas que funciona como repelente del agua y de los disolventes que contienen las pinturas, de manera que evitan que el aerosol se fije y hacen que resbale por la superficie y el grafitero ‘no consiga su propósito’. Además, al prevenir que la pintura penetre en el material, facilita la limpieza posterior, que sólo requeriría un producto suave, explica Aragón, quien también se preocupa por que este tratamiento no afecte al aspecto del monumento, por lo que se están probando varios productos. FUENTE: GRANADA HOY.

Fotografía