El Ayuntamiento de Granada presentó ayer un balance de las obras de renovación y adecuación del pavimento en la ciudad que se han desarrollado durante los meses de julio agosto y septiembre, y que aún continúan en algunas calles. Juan Antonio Mérida, concejal de Mantenimiento Integral de la Ciudad, explicó que «quiero que los ciudadanos sepan en qué se están gastando el dinero». Según dijo, julio fue el mes más importante en cuanto al número de intervenciones se refiere, con 727 obras «entre bacheo y conservación». En total, en los tres meses de verano se produjeron 1.850 obras en la ciudad. En lo que se refiere a dichas actuaciones, por su tipología, la gran mayoría de ellas se centraron en el acerado (1.584 arreglos).
El origen de la detección del déficit en el pavimento, explicó el concejal de Mantenimiento, sobre todo se debe a las labores de inspección de los técnicos del Ayuntamiento –un total de 671 actuaciones– y a las «522 llamadas al 010 de vecinos que nos han ayudado» a conocer la realidad de la ciudad y sus necesidades.
De estas obras, «en el ranking», el número uno fue el barrio del Zaidín, con 550 actuaciones, mientras que el segundo fue Ronda (375) y tercero el Beiro (265). El plazo medio de ejecución es de 19 días desde que se notifica hasta que se produce el arreglo definitivo.
También se están realizando obras de adoquinado en la calle Arandas por importe de 3.000 euros, calle Colegios (4.500), Santiago (33.000), San José Baja (14.800) y San Jerónimo, en la que se está trabajando actualmente y que tendrá un coste aproximado de 15.000 euros. A todo esto hay que añadir los trabajos previstos que se refieren a reposición de la calle Navarrete y Carrera del Darro –a principios de año para afectar lo menos posible al turismo–. 163.000 euros en total para financiar lo que se ha hecho y queda por ejecutar. Mérida explicó que este plan sigue con la política de «austeridad» pero sin descuidar las zonas deterioradas.

Fotografía