La consejera de Cultura de la Junta, Patricia del Pozo, visitó el templo granadino para conocer de primera mano la intervención.

El órgano de la Epístola de la Catedral de Granada ha iniciado su camino para recuperar su «voz» original y convertirse así en el mejor ejemplar del autor Leonardo Fernández Dávila que se conserve en el mundo, con quince metros de altura, ocho metros de ancho y tres metros de fondo en algunas zonas de su perímetro.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico en funciones, Patricia del Pozo, ha visitado esta semana la Catedral de Granada para conocer la intervención que se lleva a cabo en esta «joya patrimonial» barroca, construida en el año 1744, que, como ha destacado, está financiada por la Junta de Andalucía a través del Plan Alhambra y cuenta con una inversión total de más de 885.000 euros.

En la visita estuvo acompañada por la directora general del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, el delegado de Cultura y Patrimonio Histórico en Granada, Antonio Granados, y el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en funciones, Indalecio Sánchez-Montesinos, así como por el Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, y el maestro organero Joaquín Lois, cuyo taller de organería se encarga de la restauración, entre otros.

Los trabajos de restauración del órgano se dividen en dos fases, una de ellas incluye todas las actuaciones que pueden realizarse sobre el instrumento en la propia Catedral de Granada y la otra conlleva el desmontaje y traslado de algunas piezas al taller de organería, como los más de 2.000 tubos que han llegado recientemente.

Estudios del viento

«Para esto es necesario definir y argumentar correctamente cada actuación desde el punto de vista histórico, estilístico y técnico, de forma que no sea necesaria su revisión en un periodo largo de tiempo», ha explicado Joaquín Lois. Hasta el momento, se han realizado los estudios del viento y presiones en los diferentes registros, así como de armonización y diapasón.

Las últimas actuaciones, que han permitido documentar el estado del órgano, también han incluido el desmontaje de la lengüetería de fachada y de la tubería interior de los tres teclados, así como el de la tubería.

Esta intervención, que recibió la aprobación de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico en Granada, se puede seguir «in situ» en los paneles instalados en la propia catedral granadina o en el blog organocatedralgranada.joaquinlois.com.

También es posible realizar una visita virtual en este enlace.

Fuente: Periódico Ideal