‘El aviso de un vecino al policía municipal adscrito a la Fundación Albaicín permitió que tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, fuesen sorprendidos ‘in fraganti’ ayer al mediodía mientras realizaban una pintada sobre un paño de la muralla Zirí del siglo XI. La Policía Local, tras la llamada de su compañero, acudió rapidamente al lugar de los hechos y consiguieron detener a los infractores.

 

Los grafiteros se pueden enfrentar a un posible delito contra el Patrimonio Histórico, conducta castigada con penas de uno a tres años de cárcel (si se trata de un mayor de edad) y sanción economica para los menores.

 

La denuncia de ayer demuestra que los vecinos del Albaicín empiezan a tomar conciencia de la importancia de evitar que los Bienes de Interés Cultural del barrio se vean afectados por más pintadas’.(Texto: Daniel Olivares. Ideal)

 

La Fundación Albaicín lleva desde hace casi un año con un Plan de seguimiento de los bienes catalogados en el barrio Patrimonio Mundial. Dentro de este programa se realizan diversas acciones encaminadas a la protección del Patrimonio Histórico, entre las que destaca una estrecha colaboración con la Policía Local que están recibiendo clases sobre la ley de Patrimonio par aprender a distinguir los diferentes tipos de infracciones que se pueden cometer contra los elementos catalogados, la comunicación continua entre la policía de barrio y el personal técnico de la Fundación y el apoyo policial a través del agente adscrito a la Fundación desde hace tres meses. Esta detención es el primer fruto del trabajo realizado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Enlaza aquí con el artículo de Ideal.es]

Grafiti realizado en la muralla Zirí
Grafiti realizado en la muralla Zirí