Puerta de las Pesas, o puerta Nueva o del Ensanche, Bab-al-Ziyada

La puerta de las Pesas ubicada junto a la actual Plaza Larga, es uno de los accesos que formó parte de la muralla que cercaba la Alcazaba Qadima. Su nombre más popular se debe a que allí se depositaban las pesas confiscadas por defectuosas, después de que a finales del siglo XVI la plaza del Ensanche y la inmediata Plaza Larga, se convirtieran en el centro neurálgico del Albaicín, que fue repoblado tras la guerra de los Moriscos. Fue entonces, cuando la plaza se dotó de carnicerías y otros establecimientos públicos propios, independientes de los creados en la ciudad baja. De esta renovación urbana da fe la lápida conmemorativa colocada en la propia Puerta: ‘Esta plaza, y el matadero y carnicería y lavadero de este Albaicín se ha hecho de hacienda de Su Majestad, por orden de los señores de su Consejo, siendo uno de ellos el corregidor de ésta y general, el muy ilustre señor Arévalo de Suazo, comendador de Santiago, y el muy ilustre señor Tello González de Aguilar. Año de 1576’.

Sobre su datación existen varias hipótesis, la más aceptada es la de que fue edificada en el periodo de la invasión almorávide (pueblo de origen bereber), después de fijar la capitalidad de Al-Andalus en la propia Granada y tras derrocar a Abd Allah, el último monarca zirí. Así se facilitaría la comunicación entre la Alcazaba Qadima y el incipiente arrabal del Albaicín.

Ubicada en el costado de una torre, consta de fachada exterior con superposición de arcos de herradura y medio punto, pasadizo de codo sencillo con bóveda baída en el ángulo y vano interior de medio punto. Junto a la entrada posee restos de dos tacas u hornacinas, quizás dedicadas a alguna efigie de época cristiana. El arco de herradura de la portada presenta dovelas de piedra de la Malahá y alfiz con dintel de ladrillo, de manera análoga a la disposición de Puerta Monaita. La portada interna, que da paso a la Alcazaba, presenta un arco de medio punto con la clave formada por ladrillos tumbados enseñando los cantos. Uno de los aspectos más destacados de esta puerta, es que se piensa que fue una de las primeras puertas en recodo de la arquitectura hispanomusulmana.

Detalle de la inscripción de la Puerta de las Pesas

«Esta plaza, y el matadero y carnicería y lavadero de este Albaicín se ha hecho de hacienda de Su Majestad, por orden de los señores de su Consejo, siendo uno de ellos el corregidor de ésta y general, el muy ilustre señor Arévalo de Suazo, comendador de Santiago, y el muy ilustre señor Tello González de Aguilar. Año de 1576»