Puerta de San Lorenzo. Puerta del Albayzín, Bab al-Bayyazin

La puerta de San Lorenzo está ubicada en el lienzo de muralla del Albaicín o cerca de Don Gonzalo, a espaldas de la iglesia de San Cristóbal. Esta puerta, dada por desaparecida a principios del siglo XX, fue redescubierta en 1983.

En época histórica indeterminada, quizás durante el mismo siglo XVI o en la centuria siguiente, quedó cegada e inutilizada en parte, habiendo sido usada en épocas recientes como almacén y como crematorio de desechos de imprenta.

La puerta de San Lorenzo comunicaba el barrio de la Xarea del Albaicín (la colina de San Cristóbal) con el camino de San Antonio. La Xarea del Albaicín era una antigua Saria o explanada donde se hacían ceremonias religiosas al aire libre. Se trata de uno de los seis accesos con los que contó la cerca del arrabal del Albaicín, el único conservado de ellos, junto con la cercana puerta de Fajalauza. Se cree que fue construida a finales del siglo XIV o principios del siglo XV, posteriormente a la muralla de la que forma parte. Se piensa que se hizo para corregir un fallo en la trama defensiva al no existir un paso en la muralla en algo más de 1,5 kilómetros entre la puerta de Fajalauza y la de Elvira.

La puerta se abre en el interior de una torre. La tipología que presenta es original y sumamente novedosa, no presente en otras puertas granadinas, pues no es de acceso directo (Fajalauza, Rabadasif) ni en el habitual recodo (Monaita, Arco de las Pesas), sino que, para evitar el ingreso directo, se colocan los vanos uno mirando hacia el Norte, al exterior, y otro interior hacia el Este.

A esta puerta, que forma un rectángulo algo irregular, se accedía por una rampa descendente desde el exterior. En general, su estado de conservación es bastante bueno, siendo tras su feliz recuperación, desde 1986, un interesante ejemplo de puerta nazarí tardía.