El histórico ceramista tenía 100 años y revisó las cuentas de la industria hasta la noche antes de fallecer.

Cecilio Morales. Fotografía Pepe Marín

Cecilio Morales Moreno ha fallecido con 100 años. La noche del miércoles revisó las cuentas de la fábrica Fajalauza, como siempre, y en la mañana de este jueves ya no se ha despertado. Ha dedicado toda su vida al cuidado de su negocio, la ceramista Fajalauza, que llevaba su propio nombre. Su sobrino Chemi Márquez Morales lo recuerda con todo el cariño y bromea al recordar cómo su tío iba pasando las revisiones médicas y «chuleaba» de tener una salud de hierro de alguien mucho más joven.

Implicado en el funcionamiento de la fábrica Fajalauza, convencieron hace poco a Cecilio Morales de pasarle las cuentas cada noche y no al minuto, como con su empeño y su dedicación quería llevarlas. Desde el año 65 ha sido director de «Fajalauza-Cecilio Morales Moreno», un negocio que heredó de su padre y al que ha entregado su vida entera.

Al pie del cañón

Cuando se jubiló de manera oficial, recibió ofertas de compra de la fábrica pero quiso seguir al pie del cañón. Cumplió 100 años el 8 de octubre y desde entonces tan solo había salido de casa para los médicos, ya bastante afectado del oído y la vista pero con la lucidez más que suficiente para estar pendiente de la ceramista granadina. Situada en la Carretera de Murcia, Morales era un histórico del Albaicín, que siente su pérdida.

Su sobrino Chemi Márquez apunta que el entierro tendrá lugar en el cementerio de San José este viernes a las cuatro de la tarde y que agradecen todas las muestras de cariño que están recibiendo.

Ahora será la Fundación Fajalauza la que lleve la gestión de la fábrica, de la que Chemi Márquez es patrono. Su sobrino apunta que este martes mismo ha recibido Cecilio Morales su último premio en vida. Ha sido uno del Círculo Fotuny de Madrid, que fue a recoger una colaboradora.

Cecilio Morales Moreno fue alumno de la Escuela de Artes y Oficios de Granada y del pupitre pasó a ser profesor de cerámica artística, algo por lo que ha sentido siempre muy orgulloso.

Fuente: Laura Ubago para el periódico Ideal

«Adiós a Cecilio Morales, el maestro de Fajalauza»

Sobre el documental «Fajalauza, quinientos años de cerámica granadina»