Veintidós años después parece que el Plan Alhambra será quien pueda llevar  a termino y recuperar para la ciudad el paseo lineal de la muralla zirí

El paseo lineal -peatonal o arqueológico- de la muralla zirí de Granada, como se conoce a los terrenos que suben desde la Puerta de Monaita (Carril de la lona) hasta el Arco de las Pesas (Plaza Larga), es un proyecto de largo recorrido en la ciudad y una deuda pendiente de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Cultura con  Granada. Deuda pendiente  porque son estas dos administraciones las propietarias y competentes en la protección de este bien arqueológico y, por tanto, las responsables de su conservación y puesta en valor. El ministerio por ser el titular de todas las murallas y la Junta de Andalucía por tener transferida su gestión y ser la competente en materia de protección del Patrimonio Histórico.

Fue en el año 2000 cuando se firmó el primer convenio entre el Ayuntamiento, gobernado en aquella época por el PSOE en coalición con IU y PA, y la entonces Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía. Ambas administraciones se comprometieron a poner 2,3 millones de euros a partes iguales para la primera fase del paseo lineal que llevaría a cabo la empresa pública instrumental EPSA, hoy Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), dependiente de la Consejería de Fomento. Con la ayuda de Fondos europeos FEDER, gestionados por la Agencia Albaicín, la obra se adjudicó en marzo de 2006 por 1,8 millones de euros. Tras las pertinentes expropiaciones de terrenos llevadas a cabo por el Ayuntamiento, las obras comenzaron en el solar del Carmen de la Muralla, entre la Puerta de las Pesas y el Carmen del Aljibe del Rey, pero la Junta de Andalucía decidió paralizar las obras  en 2007, realizándose únicamente una serie de excavaciones arqueológicas y cimentaciones con losas hormigón para colocar unas pasarelas flotantes que nunca llegaron a colocarse y dejándose el proyecto morir por falta de financiación.

Parece ser que ahora y gracias a la inversión del Plan Alhambra -es decir, a los proyectos que el Patronato de la Alhambra va a financiar, en coordinación con el Ayuntamiento de Granada, sobre el patrimonio histórico de Granada, con los fondos obtenidos de las entradas al monumento- se va a poder llevar a cabo. Una solución que no ha sido inventada ahora; ya lo hizo en su momento el conservador de la Alhambra, Leopoldo Torres Balbás, en los años veinte del siglo pasado, utilizando precisamente los ingresos de la entradas al monumento para comprar y rehabilitar el Bañuelos, el palacio de Dar al-horra y otros tantos monumentos nazaríes de la ciudad.

Las obras, que se retomaron  el pasado mes de diciembre de 2021, fueron visitadas el pasado miércoles 2 de febrero de 2022 por el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, acompañado dcl director general de Bellas Artes del Gobierno de España, Isaac Sastre de Diego, y la subdelegada del gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro.

Si en 2014 era el Ayuntamiento del PP quien intentaba sacar los colores a la Junta de Andalucía del PSOE sobre el abandono de la muralla, parece ser que ahora es el Ayuntamiento del PSOE quien intenta sacar de la operación a la Junta de Andalucía del PP.

Una eterna lucha política que ejemplifica el compromiso de las administraciones por el Patrimonio Histórico en esta ciudad y que esta haciendo que Granada nunca pueda estar a la misma altura en inversiones que Málaga o Sevilla.